Acerca del Autor

Andrés Rubiano

El todero del negocio
Andrés Rubiano en la fiesta de los 50 Más Bellos 2016 de la revista People en Español.

Apodado desde muy temprana edad como Andrés Felipe. Es originario de las salvajes tierras bogotanas (Colombia) en donde fue criado con arroz, papa y carne para convertirse en un muchacho prodigio de… bueno, aún no sabemos, pero para algo bueno debió ser enviado a este mundo. Desterrado de su tierra, buscó refugio en las frondosas sabanas de ‘América’ desde el 2009.

A pesar de llevar más casi ocho años en Estados Unidos aún siente que su cerebro hace corto circuito cuando se encuentra en una puerta con los letreros de “Push” y “Pull” (¿cuál es jalar y cuál es empujar?, todavía no ha aprendido el pobre).

Su vocación, el fútbol; su pasión, el fútbol; labor en el mundo, el fútbol; hobby favorito, el fútbol; talón de Aquiles, el fútbol; programa favorito, cualquier partido de fútbol; su mejor amigo, el balón. Fue conocido en el bajo mundo futbolístico como “Zurdo” (y espera no recibir preguntas del por qué de su sobrenombre).

Seguidor acérrimo de la selección Colombia, esa que nunca ganará nada importante, y del alguna vez glorioso equipo bogotano de los Millonarios, lo que algunos han catalogado como su peor defecto, en especial sus amigos hinchas de Atlético Nacional de Medellín.

Siendo tan solo un adolescente abandonó su talentos innatos para respetadas modalidades deportivas como el billar, las canicas, el trompo, el yoyo, la coca (conocido también como balero), la guayabita, la 21 (o blackjack); actividades altamente estigmatizadas por la sociedad y erróneamente asociadas con la vagancia. Según escribió él, en una servilleta, de haber seguido cultivando estas habilidades tal vez hubiera saltado al reconocimiento mundial.

Fracasó en las labores de ayudante de soldadura, repartidor de volantes, reportero de televisión, repartidor de pizza y comida china, vendedor de almanaques, barrendero de bodegas, jugador de futsal, pintor de casas, locutor de radio, acólito y secretario de iglesia, árbitro de microfútbol y recreador de niños, entre muchas otras más disciplinas en las cuales incursionó; por lo que decidió dedicarse a la sublime labor del periodismo, oficio en el que se desempeña sin éxito alguno desde el año 2002.

Según su mamá, tiene más preparación que un yogurt (pues tiene más títulos, diplomas y cursos que cualquier presidente – hace poco se graduó de una maestría en gestión de medios impresos y digitales en la Universidad de Nueva York, no sabemos cómo, pero se graduó), razón por la cual, ella espera su hijo se vuelva millonario para dejar de mantenerlo a sus hoy 34 y pico de años.

Además de sus labores como todero en Alpha, también dedica más de cuarenta horas semanales a ser editor web de la revista People en Español, lugar en el que labora desde el 2014 y en donde se toma selfies con cuanto famoso se le pasa por delante.

Como ahora esta de moda y cualquiera lo puede hacer, hasta Kim Kardashian, espera poder cumplir su sueño de escribir un libro antes de que cumpla 100 años. Por lo pronto, seguirá dando lora por este medio, con el cual desea muy de vez en cuando lograr hacerlos sonreír.

Aquí un vistazo a lo que el pelado ha realizado como periodista:

Juan Pablo Montoya: “ser latino no quiere decir que uno es menos por ningún lado”

10 minutos con Gustavo Santaolalla, nominado a los Latin Grammy

10 minutos con Juan Pablo Raba, estrella de la película The 33

Lila Downs: los estadounidenses son malagradecidos con el origen de su grandeza

Diego Luna: Me entristece que el discurso de Donald Trump gane terreno

10 cosas que no sabías del grupo nominado al Grammy Monsieur Periné

Sigan a este muérgano en sus poco populares redes sociales: