Guía ilustrada de la fauna “salvaje” de Nueva York

Dale un repaso a nuestra reseña de las especies de animales “salvajes” más populares de Nueva York, que incluyen a la abominable rata de los rieles y la cucaracha radioactiva, entre otras.

Ardilla

¿Quién dice que Nueva York, a pesar de su masa amorfa de edificios y concreto, no tiene espacio para sus encantos silvestres? En esta pequeña guía ilustrada, no aprobada por National Geographic, damos un repaso a seis de las especies que dominan los paisajes de la elegante y distinguida Gran Manzana.

La abominable rata de los rieles
Sin duda, este espécimen ha logrado ganarse un lugar en la cima de la cadena alimenticia neoyorquina por su gran tamaño y habilidad de pasar inadvertida en el subsuelo de la ciudad, su hábitat predilecto.

Si alguna vez hace contacto con una de estas criaturas, suelte el pan, bagel, galleta, churro o paquete de maní que tenga en la mano, su vida puede estar en serio peligro. En ocasiones, suelen utilizar el tren como método de transporte para visitar a sus parientes en otras locaciones de la ciudad. Así que si usted va hacia su casa y divisa a una tímida rata junto a usted, comparta la silla, no sea grosero. Y si atrevidamente esta se le monta en las piernas o intenta darle un beso, reporte al policía más cercano este caso de acoso sexual, es probable que el animal reciba una sanción ejemplar.

La paloma enojona
Querida por muchos y odiada por otros. Esta habitante de la ciudad, ha logrado convertirse en uno de los animales más temidos en la calles de Nueva York, en especial entre las transeúntes femeninas que desprevenidas se topan con el ave frente a frente.

Han desarrollado un característico mal humor, derivado de su contacto diario con el humano neoyorquino de a pie. La paloma enojona no es muy amiga de las fotografías, así que cuidado, un selfie con esta bestia podría convertirse en un encuentro con la muerte.

Su estricta dieta le impide comer gusanos o insectos, ahora se basa en las migajas de pan que la abuela de la cuadra tira todas las mañanas en la acera y las sobras de pizza que los borrachos dejan en la calle.

La cucaracha radioactiva
Su tamaño desproporcionado la ha convertido en la peor pesadilla de todo habitante de la ciudad. Luego de analizarlas intensivamente -por un poco menos de cinco minutos- no pudimos determinar absolutamente nada de su modus vivendi o estilo de vida.

Cuentan las leyendas urbanas que los encuentros más aterradores con esta mortífera creación se dan en las cocinas, tanto de las casas como en las de cualquier establecimiento público. Tratar de deshacerse de este animal es cuestión solo para expertos, ya que son capaces de sobrevivir varios zapatazos o chancletazos sin recibir rasguño alguno.

El cienpiés de 500 patas
Aunque en algunos lugares del mundo el ciempiés resulta una especie simpática y graciosa, en Nueva York este adefesio ha evolucionado para espantar con su horrorífica apariencia hasta al más valiente héroe de la nación.

Aunque no tuvimos tiempo para grabarle en su hábitat, si pudimos captar este retrato hablado del espécimen, que siempre aparece en el lugar más inesperado de los minúsculos apartamentos de la ciudad. No sabemos qué comen, por qué crecen tanto y tampoco nos dimos a la tarea de contarle las patas…

Cienpies

 

La ardilla pizzera
Esta evolución de la ardilla de cola peluda es reconocida por su dieta basada en los favoritos de la comida rápida del hombre: Pizza, hamburguesas, maní tostado, pretzels y malteadas, entre otras de sus fuentes predilectas de vitaminas.

Desde hace algunos años cambió las desabridas nueces por el delicioso y calórico sabor del pepperoni bañado en queso, ¿y quién las podría juzgar? Razón por la cual se han disparado los casos de ardillas pizzeras diagnosticadas con problemas de obesidad y colesterol.

El lugar de avistamiento predilecto -para los ávidos de contacto con la especie- es cualquier parque con árboles, dígase Central Park, Astoria Park o Prospect Park. ¡Cuidado!, a pesar de su apariencia inofensiva y amigable, siempre se acercan con intereses netamente gastronómicos para apoderarse de aquel alimento que usted porta en sus manos.

La tortuga ninja
Su existencia ha sido documentada ampliamente en magistrales piezas del séptimo arte como la saga Teenage Mutant Ninja Turtles, en donde hacen alarde de su característica forma de vida neoyorquina: no habla con nadie, no tiene amigos, pelea con todo el mundo, viste de forma que nadie entiende, tiene un aire insoportable de estrellas de cine y como todas las especies anteriormente mensionadas también ama la pizza.

Previous Post
Lo que se debe hacer esta semana en Nueva York
Next Post
Celebra la primera semana de otoño con los mejores eventos en Nueva York
About the Author

Andres Rubiano

Apodado desde muy temprana edad como Andrés Felipe. Es originario de las salvajes tierras bogotanas (Colombia) en donde fue criado con arroz, papa y carne para convertirse en un muchacho prodigio de… bueno, aún no sabemos, pero para algo bueno debió ser enviado a este mundo. Desterrado de su tierra, buscó refugio en las frondosas […]

Comentarios