¡Me mamé de Alpha!

¡Aquí les cuento por qué me cansé de Alpha y lo que pasará con esta vaina de ahora en adelante!

Andrés Rubiano en la fiesta de los 50 Más Bellos 2016 de la revista People en Español.

¡Así es! Me mamé de Alpha o me cansé, para los que no están familiarizados con el termino… Por una sencilla razón, porque se convirtió en un proyecto que va en contra de lo que debía ser y se transformó en una obligación más con la que tenía que cumplir.

¿Y cuál es el sentido de tener un proyecto personal que no le despierte a uno ni 5 centavos de pasión? Por eso vuelvo y repito, ¡me mamé de Alpha!

De seguro aquellos que estaban pendientes del proyecto han notado que en lo que va del 2017 es miserablemente poco lo que he escrito, lo que no significa que no le haya dedicado tiempo o que me la pase tirado en la cama rascándome el ombligo. Todo lo contrario, esta pausa me ha ayudado a reflexionar y encontrar un nuevo camino que en verdad me permita darle sentido a esta vaina.

Alpha nació como mi proyecto de grado para la maestría que hice en NYU y la idea principal era desarrollar una plataforma en la que pudiera crear contenido que realmente me apasionara. Poco a poco se fue convirtiendo en un sitio insípido, aburrido, sin personalidad y sin carácter, al cual tenía que dedicar dos días en mi escritorio para tener cada semana una “agenda” de eventos, medianamente decente, para los latinos en Nueva York –que además creo los únicos que la leían eran mi papá y mi mamá que viven en Bogotá; y Naty, por eso del llamado apoyo moral a la pareja.

Soy un amante empedernido de las historias de personas del común, con las que uno a diario se topa en la calle, especialmente en una ciudad como en la que vivo, ya que como dice el maestro Rubén Blades en su clásico “Pedro Navaja”: “Ocho millones de historias tiene la ciudad de Nueva York”.

No quería que Alpha se convirtiera en un sitio de periodismo de escritorio, ese que día a día sigue atentando contra el alma de este noble oficio. Pero poco a poco, mi proyecto terminó siendo una extensión de la labor del comunicador del siglo XXI, pasando horas frente a una pantalla y escribiendo babaza.

Y con esta pastoral no quiero anunciar el final de Alpha, todo lo contrario, comparto muy emocionado el renacimiento de este proyecto, con otra perspectiva que espero disfrutar al 100% y con la que además espero volver a retomar esa faceta investigativa que me encanta y tenía guardada en el baúl de los recuerdos.

Como no hago esto por billete, clics, likes o reconocimiento alguno, sino por el simple placer de hablar y escribir de lo que me venga en gana, pues les puedo adelantar que verán muchas historias y entrevistas con personas del común y que de algún modo me han dado grandes lecciones para mi vida. Por supuesto también estaré dando lora sobre deporte, proyectos en los que trabajo, experiencias personales y cualquier cosa de lo que me apetezca escribir…

¡Me mamé de Alpha!, y por eso estoy muy emocionado de convertirlo nuevamente en un proyecto que deje huella para mi vida y la de ustedes también. Recuerden que ser feliz es una opción y no una condición ¡No vemos pronto!

Previous Post
Lo mejor de esta semana de febrero en Nueva York
Next Post
Siempre habrá una segunda oportunidad
About the Author

Andres Rubiano

Apodado desde muy temprana edad como Andrés Felipe. Es originario de las salvajes tierras bogotanas (Colombia) en donde fue criado con arroz, papa y carne para convertirse en un muchacho prodigio de… bueno, aún no sabemos, pero para algo bueno debió ser enviado a este mundo. Desterrado de su tierra, buscó refugio en las frondosas […]

Comentarios