Orlando Duque y el arte de saber clavar…

Los latinos siguen de moda en el mundo del deporte

El clavadista colombiano Orlando Duque, ganador de la medalla de oro en la primera Copa Mundo de Clavados de Altura en Kazán (Rusia). Un hombre que se gana la vida haciendo lo que a muchos nos encanta, clavar, ¿cómo?, se preguntarán algunos, y para los que se imaginaron un gigoló pues están equivocados. Él es mejor del mundo del Cliff Diving y esto fue lo que nos contó sobre su profesión.

Riesgo total
No se puede negar que suena gracioso decir que un hombre se consigue el pan clavando, pero la realidad no es tan graciosa, porque Orlando cada día de su vida, arriesga su integridad saltando desde alturas superiores a los 25 metros. La velocidad promedio que se alcanza durante un salto de esta altura es de 100 kilómetros cuando se llega al agua. Menos de tres segundos dura un clavado, un tiempo muy corto que no da espacios para errores, pues cometerlos se puede transformar en mucho dolor.

El mejor del mundo, no hay duda
Orlando es algo así como el Schumacher de los Clavados de altura en el mundo, es el mejor en lo que hace. Ver la altura desde la que se lanza hace valorar realmente el esfuerzo, el sacrificio y las ‘pelotas’ que meten estos hombres para ganarse la vida.

Jajajaja… He tenido muy buenos resultados, yo me preparo muy bien para las competencias, pero nunca buscando ganar más títulos, lograr más records, sino queriendo mostrar un buen salto haciendo las cosas bien. Si se da una victoria perfecto; pero no sé… Jajaja… Lo de Schumacher que lo diga otra gente, no lo diría yo.

Saltando para ganarse la vida
Cuando Orlando se inició en los clavados, estaba lejos de imaginarse que su profesión sería la de saltar al vacío. Hoy es una leyenda de esta disciplina, pero a pesar de todos sus títulos está lejos de ser un acaudalado deportista como LeBron James o Cristiano Ronaldo, quienes ganan millones haciendo lo que aman.

¿Qué tan difícil es ganarse la vida haciendo clavados?
Hay que trabajar duro, esto no es como la vida de un futbolista o un golfista, en la que ganas un torneo y te llevas dos millones de dólares, con eso vivo el resto de mi vida, jajajaja… Viajo mucho, pero nunca pago un peso, ese es el único lujo que me da este deporte, que conozco el mundo.

“Un rey de pelo largo…”
Como lo dice la canción de Los Prisioneros, Orlando es un rey de pelo largo y tal vez su melena sea la más famosa dentro del mundo del Clif Diving. Qué sería de este mechudo sin su cola de caballo ¿Perdería la fuerza como Sansón? No lo creo, pues para lograr llegar a la cima de este deporte se ha preparado desde los 10 años.

¿Por qué el pelo largo?
Jajaja… Cuando estaba en bachillerato yo siempre me lo dejaba crecer hasta que el rector me lo hiciera cortar. Ahora las personas me reconocen por el pelo largo. En ocasiones nos dicen “yo he visto por televisión a un mechudo haciendo eso” y yo les digo “ese soy yo”, jajajaja…

¿Alguna vez se ha imaginado un Orlando calvo?
Jajaja… Siempre lo pienso y digo que si algún día me corto el pelo tengo que cortármelo todo, que sea un cambio total.

Se rompió el coxis durante un salto, es decir que literalmente se rompió el cu#*…  ¿Qué tal es la recuperación de una lesión así?
Jajaja… Es difícil, duele mucho. Pero es una de las lesiones comunes en nuestro deporte.

A veces cuando uno se tira de un tobogán, cae a la piscina y se pega en las partes nobles ¿Me imagino que debe ser algo común en los clavados?
La gente se burla de nosotros porque usamos los trajes de baño apretados, pero es muy importante porque uno siempre tiene que tener las bolas bien pegadas al cuerpo. Imagínate las bolas colgando en unos shorts y que le pegues al agua, pues el impacto va a ser horrible. Claro que si uno cae un poquito corto y en una posición mala pues ¡tenga! Y duele… Jajaja…

¿Se le ha caído una pantaloneta alguna vez?
Jajaja… en esto uno lleva tantos años que se aprende cuales trajes de baño sirven y cuales no. En ocasiones se te salen las bolas y se desacomoda el traje, por eso antes de salir hay que acomodarse la pantaloneta.

¿Qué tanto miedo se siente antes de un salto?
Da bastante miedo, es alto, uno entiende y respeta la altura, el impacto con el agua, y se sabe que si se cae mal es un golpe fuerte.

¿Hay algo en particular que le de miedo?
Sí, la oscuridad. Cuando estoy caminando en lo oscuro, estoy mirando hacia atrás a ver si algo va a aparecer, como el ‘coco’ y esas cosas de niño, da miedito, jajaja…

¿Qué prefieres un chicharrón, un aguardiente o hacer un clavado?
Un clavado… Después, un ‘aguardientico’ y un ‘chicharroncito’ al lado, jajaja…  Los tres suenan bien, jajaja…

¡Qué bacán!
Orlando Duque es un hombre que ha llevado la bandera de latina a los lugares más increíbles del mundo, ganado los títulos que le ha dado la gana, es un ‘parcero’ de verdad. Las palabras se quedan cortas para mostrar la admiración que produce este caleño, lo único que apunto a decir es: ¡Qué ‘bacán’!

Previous Post
Beer + Food + Fútbol = Happiness
Next Post
Studio Square, un castillo de cerveza en NYC
About the Author

Andres Rubiano

Apodado desde muy temprana edad como Andrés Felipe. Es originario de las salvajes tierras bogotanas (Colombia) en donde fue criado con arroz, papa y carne para convertirse en un muchacho prodigio de… bueno, aún no sabemos, pero para algo bueno debió ser enviado a este mundo. Desterrado de su tierra, buscó refugio en las frondosas […]

Comentarios