Studio Square, un castillo de cerveza en NYC

!Qué se acabe el verano pero no la cerveza!

Y creo que he bebido más de 40 cervezas hoy
y creo que tendré que expulsarlas fuera de mí.
Y subo al water que hay arriba en el bar
y la empiezo a mear y me hecho a reír…

Así entonaba la canción de Los toreros muertos en los inolvidables años 80, cuando la cerveza aún conservaba tamaños mesurables en sus envases y de los cuales un parroquiano del común podía consumir hasta 40 en una sola sentada. Atrás han quedado aquellos tiempos de antaño. La vida moderna le ha dado paso a vasos monstruosos que hay que sostener con ambas manos por su peso desmedido y desproporcionado, en los que este mágico zumo de cebada se desborda, a la espera de ser consumido sin vacilación por los ávidos y deshidratados gaznates amantes de la cerveza.

Hablando un poco más claro, hay que dar ‘gracias a la vida’ por habernos dado a Studio Square, un beer garden en donde el tamaño de la cerveza es lo que importa. Por $14 mis queridos amigos, te dan un vaso que, de seguro, ni Dewayne Jhonson puede sostener con una sola mano. Es más, reto a cualquiera a caminar de la barra a la mesa sosteniendo en cada mano una de estas jarras sin terminar con una hernia umbilical… La comida, no apta para aquellos que anden en dieta.

¿Dónde queda? En pleno corazón de Astoria… Y tranquilo, no hay que llegar temprano para encontrar lugar, pues seguro que encuentras un espacio para ti y tu comitiva en los más de 9,000 metros cuadrados de área del beer garden, un gigantesco castillo bávaro dedicado 100 por ciento a la cerveza.

¡Se acaba el verano señores! Una tragedia que sufrimos cada año y si hay un lugar para disfrutar los últimos rayos de sol que nos quedan por supuesto es Studio Square.

Previous Post
Orlando Duque y el arte de saber clavar…
Next Post
“New York desde todos los ángulos”
About the Author

Andres Rubiano

Apodado desde muy temprana edad como Andrés Felipe. Es originario de las salvajes tierras bogotanas (Colombia) en donde fue criado con arroz, papa y carne para convertirse en un muchacho prodigio de… bueno, aún no sabemos, pero para algo bueno debió ser enviado a este mundo. Desterrado de su tierra, buscó refugio en las frondosas […]

Comentarios